La mejor jugada

Es natural tratar de encontrar una analogía que pueda explicar parcialmente el misterio que la vida en sí misma representa. Compararla con un juego de ajedrez no me parece la más apropiada, dado que se trata de el que probablemente sea el juego (o batalla intelectual) más justo que puede haber. Y la vida es de todo, menos justa. Convendría más compararla con el póquer, donde el azar y la astucia compensan mucho más que otras virtudes. Pero si la vida fuera ajedrez, más de una persona debería sentirse como el rey jugando solo contra un ejército entero.

Aún así, existen muchas frases referentes al juego que explican de manera sublime situaciones que se presentan día a día. La vida no es más que un cúmulo de decisiones apiladas que van formando una historia que puede acabar de mejor o peor forma. Tomamos miles de decisiones al día, pero siempre existirán algunas que plantarán en nuestra cabeza la duda de si fue o no lo correcto, llegando incluso a causar arrepentimiento o culpa. La pregunta que hace meollo en cualquier persona al tomar una decisión importante es: ¿Fue lo correcto? Pero la pregunta correcta que tenemos que hacernos es: ¿Cómo haré que valga la pena mi decisión? Y es que con el tiempo he concluido que una mala decisión grande puede ser compensada con muchas buenas decisiones pequeñas, y viceversa. Eso no quiere decir que enmendar un error grave sea fácil, pero al menos es posible. Y como diría cierto personaje cuyo nombre no recuerdo: “No necesito que sea fácil, solo necesito que sea posible”. La frase que da título a este escrito pone la situación bajo un prisma parecido:

En el ajedrez, como en la vida, la mejor jugada es siempre la que se realiza.

Dr. S.Tarrasch

Adoptar una mentalidad positiva y sobria acerca de nuestras decisiones puede desembocar en una soberbia descontrolada, o por otra parte puede culminar en una autoestima sana si se sabe gestionar. Pensar que lo que hicimos es siempre lo mejor que pudimos hacer, nos quitará de encima el tiempo y energías que perdemos sopesando lo que ya fue, y criticándonos destructivamente a nosotros mismos. Ésto no quiere decir que seamos perfectos, cuando cometamos un error lo notaremos en las consecuencias, lo notaremos al saborear el amargo gusto del fracaso. Dilucidar un error a tiempo no siempre es posible, lo sabremos hasta que ya ocurrieron las consecuencias de dicho error, y pensaremos que quizá en ese momento la partida se fue al carajo… pero no es así.

La partida sigue, con o sin errores, y una vez movida la pieza, no queda más que pensar que la mejor jugada fue la que realizamos, y enfocarnos en lo que viene. Esto no quiere decir que no haya que planificar a inicios de la partida, tratar de vislumbrar todas las posibilidades y bifurcaciones que puede tener nuestro plan es necesario, pero aún así, es imposible calcular toda situación posible. Luego del primer turno de cada jugador en una partida de ajedrez, existen cuatrocientos movimientos posibles en el tablero, y luego del segundo, ya existen casi doscientas mil posibles situaciones que pueden ocurrir en la partida. Así que, cuántas más posibilidades existirán conforme pasa cada minuto del día en nuestra vida, y quizá esas decisiones “importantes” no sean más que cortinas de humo que restan valor a las pequeñas decisiones.

Todas las decisiones son importantes, es solo que no siempre sabemos valorarlas. Regresar por nuestro almuerzo a casa pudo salvarnos de un accidente automovilístico, pero nunca lo supimos. Decidir no ir a cortarnos el cabello en esa tarde lluviosa nos impidió conocer al amor de nuestra vida, pero nunca lo sabremos. Y es mejor así, ignorar todo lo que pudo ocurrir y enfocarnos en lo que está ocurriendo, enfocarnos en la pieza que movimos, solo así podremos dar valor a nuestras jugadas. Porque después de todo, en el ajedrez, como en la vida, la mejor jugada es siempre la que se hace.

P.D. A veces, nuestras decisiones, no están obligadas a tener lógica.

Gracias por estar aquí.

— DreamxAlchemist

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s